Alpaca El oro de los Incas


Alpaca a raíz del cruce entre el guanaco salvaje con las vicuñas, surgió tras una rigurosa selección de siglos de duración la cría de nuestra actual alpaca domesticada. La alpaca vive en los pastos del Altiplano andino, 4000 m por encima del nivel del mar. Su hábitat se caracteriza por las extremas oscilaciones del viento y de las temperaturas (–40 a +40 grados). Por este motivo, no resulta sorprendente que estos animales se hayan adaptado a su hábitat con una lana especialmente resistente. Sus pelos elásticos, brillantes como la seda y muy flexibles son similares a los del ser humano en cuanto a su composición.
De este modo, según la temperatura exterior el aire que se halla dentro del cabello se dilata o contrae, gracias a lo cual se obtiene un equilibrio térmico óptimo. El elevado contenido en grasa de las fibras amplía el aislamiento térmico y hace que la lana sea extremadamente resistente a la suciedad y los olores. Alrededor del mundo hay unos 5 millones de alpacas, que sólo se esquilan una vez cada dos años. Un esquileo proporciona unos 3 kg de lana, de los cuales para nuestros géneros de punto sólo se utiliza la mejor calidad (8,5-12 cm de longitud, 20-30 micras). Esto significa que por cada animal puede fabricarse un promedio de un jersey al año. No resulta extraño por tanto que estas fibras naturales sean y sigan siendo un producto totalmente exclusivo.

Instrucciones para el cuidado y consejos


La mejor limpieza y la más barata es un baño de aire fresco. De todos modos, el enjuagado adicional en agua tibia que suele realizarse una vez al año en los géneros de punto para limpiar el polvo y la suciedad resulta ideal para complementar su cuidado. Estruje la prenda que desea lavar ligeramente y no la frote ya que existe peligro de afieltrado. A continuación, déjela secar en una toalla de rizo. En principio, se recomienda no colgar los jerséis en perchas, ya que debido a su propio peso podrían estirarse.
En caso de que estén muy sucios, también puede lavar los géneros de punto con un detergente especial para lana o bien champú y después aplicar un tratamiento con lanolina. Tenga en cuenta que los finos pelos de la alpaca son como «caviar» para las polillas. Por este motivo, le recomendamos guardar en una bolsa de plástico sus prendas más valiosas durante las vacaciones de verano después de haberlas aireado varias horas. Coloque la bolsa durante dos semanas en el arcón congelador o en el congelador del frigorífico y, a continuación, guarde esta valiosa mercancía bien cerrada en la bolsa suministrada en un lugar seco.

Producción


Estamos especializados en el comercio de géneros de punto exclusivos fabricados con hilos de alpaca de alta calidad así como artesanía del Perú y Bolivia. Además, trabajamos exclusivamente con empresas familiares, pequeñas cooperativas y grupos de base apoyados por la iglesia. En lo que se refiere a nuestros socios comerciales, tenemos muy en cuenta las condiciones laborales y de producción socialmente compatibles, aunque también exigimos unos rigurosos controles de calidad que se correspondan con nuestros elevados requisitos europeos.
Los principios básicos de nuestra empresa son hilos no tóxicos y no contaminantes, tamaños de confección estandarizados a escala internacional, un acabado limpio y cuidadoso así como un diseño moderno, combinados con una gran comodidad y un elevado valor útil.